¿Marca personal o marca de empresa?

La marca es uno de los activos más importantes de toda persona y de toda empresa que desea posicionarse en el mercado, en la mente y corazón de sus clientes. Hoy te voy a revelar las diferencias y beneficios entre marca personal y marca de empresa.

Vivian García | CEO de CCRSE

Te comparto desde la experiencia…

Qué mejor forma de introducirnos en este apasionante tema si te cuento lo que viví en carne propia. Cuando decidí montar mi empresa, no había mejor forma de hacerlo que poniéndole un nombre comercial. Lo que hice fue seguir el sistema, intentando que mi marca de empresa naciera y se posicionara en el sector de la comunicación y el marketing.

Creé un nombre inicial “CCRSE Consultoría” y toda la concepción de su visión, misión, valores y filosofía corporativa. Diseñamos el logotipo, todos los materiales impresos, merchandising, tarjetas de visita, web, redes, todo listo para ir sobre ruedas.

Y comenzamos a trabajar.

En ese entonces (año 2014), era mucho más fácil llegar a las empresas (mercado B2B) así. Un nombre de empresa atractivo, una identidad visual moderna y disruptiva. El resto se veía en la cancha. La conversión se deba en las reuniones, en las propuestas técnicas, y muchas veces tras un largo proceso de seguimiento de decisiones y deliberaciones.

Luego de algunos años, la cosa cambió. Experimentamos un punto de inflexión donde el ritmo de las redes comenzó a despegar, donde la digitalización de los negocios entró con fuerza y donde el mercado demandó el contacto, el rostro visible, la conexión humana para generar confianza.

Es así que, cambiamos el nombre comercial tras un proceso de reinvención de marca (y personal) que nos llevó a convertirnos en una opción fresca, cercana, profunda y al mismo tiempo divertida.. “CCRSE.es“. Pero lo interesante de todo esto que te comparto es que, CCRSE.es si bien es una marca de empresa, quien sube a un primer plano soy yo, como el rostro visible de la agencia.

Esto me llevó a trabajar muy profundamente mi marca personal, que desde siempre la tenía activa (pero que no quería dar a conocer). Por ello, tuve que hacerme a la idea que ya no podía quedarme en el anonimato o contentarme con solo ser conocida “por algunos empresarios y emprendedores”. Con lo cual, lo que te quiero transmitir es esta idea fuerza: Crear empresa, hacer negocio, es directamente proporcional a desarrollar y posicionar tu marca personal.

Siendo tú el rostro visible, el o la creadora de un emprendimiento o founder de una empresa, es indispensable dar a conocer lo siguiente:

  • Quién eres
  • Cómo eres (personalidad de marca, valores, propuesta de valor)
  • Qué deseas lograr en el mundo (visión)
  • Cómo lo vas a lograr (misión)
  • Para qué lo vas a lograr (propósito)
  • Tus aspiraciones, logros, aprendizajes, etc.
  • Para qué eres bueno, qué tienes que aportar al mundo

Captación, conexión, confianza, conversión

En resumen, tu marca personal debe anteceder a tu marca de empresa.

Cuando las personas recurran a tu producto o servicio preferirán 1.000 veces saber quién eres tú.

Mostrarte sin temor, generar confianza, transmitir seguridad, son piezas clave en el proceso de captación y cualificación de clientes. Recuerda que las ventas se producen por confianza y siempre que te encuentren sentirán que tú estarás ahí para ayudarlos a solucionar sus problemas o a alcanzar los resultados que esperan. Contigo. Con tu equipo.

Por lo tanto, la marca de empresa será el segundo paso. Y no por eso menos importante.

Considera que tu marca empresa se posicionará en el mercado entre las principales marcas de tu sector. Con lo cual sí necesitarás una marca empresa si tu nicho es especializado o actualmente está representado por marcas reconocidas (especialmente si tu nicho es B2B, consumo masivo, legal, retail, etc)

No obstante, tu marca personal puede ser también tu marca empresa. Mi recomendación es que analices muy bien tu mercado, tu sector y nicho. Conociendo a tu cliente ideal y el comportamiento del mercado podrás identificar con seguridad si corresponde un nombre adicional al tuyo o anexo al tuyo.

Entre lo visual y lo conceptual

Un detalle relevante que no puedo olvidar es la existencia del mito de que “marca” es el logotipo, la tipografía y su paleta de colores.

Ojo con esto.

La marca personal, personal branding, o simplemente el branding de una empresa engloba una serie de características. No se puede limitar únicamente a la identidad visual. Ese es un grave error de muchos empresarios y emprendedores.

La marca personal o marca de empresa para que sea poderosa, debe estar muy bien cimentada desde dentro hacia afuera. ¿Qué quiero decir con esto? Que primero es necesario que te conozcas, que identifiques tu esencia, todo lo que tú tienes para aportar al mundo (tus clientes) con lo que ofreces al mercado.

Y lo digo porque, es muy fácil tener la identidad visual de marca lista. Contratas a un diseñador gráfico, y solucionado el tema. Pero, imagínate… ¿Y si la experiencia del cliente al contacto contigo dista mucho de lo que transmites o aparentas ser en tu identidad visual?

Es indispensable conocerte, saborearte y definir lo que estás dispuesto a hacer por los demás. Y cumplirlo con autenticidad y compromiso.

Así como identificar el propósito de tu negocio y con ello diseñar una marca de empresa con propósito, que logre enamorar a tus clientes desde el inicio.

Marca personal y marca empresa son dos compañeras íntimamente unidas. A veces son gemelas, otras simplemente la hermana mayor y la hermana menor. ¿Logras identificar los aspectos que necesitas trabajar para desarrollar tu marca?

Vivian García | CEO de CCRSE.es