#Slowfashion el concepto que revoluciona el sector textil mundial

Hablar de moda es un tema recurrente.

La imagen que proyectamos, consumir lo trendy, nuestro look y marca personal…son aspectos que forman parte de estar a la moda.

El marketing de la moda inunda el mundo entero de publicidad que impulsa al consumo de estilos de moda y complementos que cambian con velocidad, de la mano del “fast fashion” que hace de lo trendy una necesidad y sensación de ansiedad subconsciente con el aumento de outlets, black-fridays y rebajas permanentes, incentivando a los consumidores a comprar más de 80.000 millones de prendas al año, de las cuales el 73% termina en la basura.

Del fast fashion estamos pasando al “ultra fast fashion” debido a que la confección de ropa está a cargo de robots (Atlanta – Estados Unidos, 20019) y esto trae como consecuencia el aumento desmesurado de toneladas de ropa, menos costes y por lo tanto mayor puja en la oferta y la demanda.

La materia prima que utiliza el “fast fashion” es principalmente fibra sintética no degradable. Al ser la moda tan cambiante, el promedio de uso de una prenda es de 3 usos. Posterior al tercer uso, la prenda queda en condición de inservible. Si no la donamos o la reutilizamos – ya que la ropa sintética no puede ser reciclada – terminará en la basura y consecuentemente, – lamentablemente – en los ríos y mares.

La industria textil es la segunda más contaminante del mundo. Los materiales sintéticos del 99% de las prendas hacen que éstas sean “low-cost” y de baja calidad, con lo cual se maltrata al poco uso. Además, los cambios de diseños de temporada a temporada hacen que, finalmente, el consumidor no “ahorre” sino que se vea subliminalmente obligado a comprar nuevamente, para poder estar “a la moda”.

Por otro lado, la industria textil utiliza tintes cargados de plomo, mercurio y arsénico, monilfenoles, todos éstos altamente contaminantes para el ser humano al contacto con la piel y en reacción con el sudor.  Asimismo, el algodón utilizado para la industria fast fashion es de pésima calidad (y modificado genéricamente) porque procede de cultivos con pesticidas, herbicidas y sales; todos éstos contaminantes contra el medio ambiente.

Y no menos importante, la explotación laboral, con mano de obra barata y en condiciones laborales injustas, hacen que las grandes marcas de ropa internacional ubiquen sus fábricas textiles en zonas como Bangladesh, China, entre otros.

SIN EMBARGO, EL MUNDO DE LA MODA TIENE UNA SOLUCIÓN

Una solución que nace en el 2007 con Kate Fletcher, creadora del concepto Slow Fashion, concepto y filosofía que logra mayor impulso en el sector tras la tragedia de Bangladesh en el año 2013, con el cual diseñadores de la talla de Stella McCartney, hija del ex Beatle Sir Paul McCartney, deciden apostar por el cuidado del medio ambiente con la moda, a través de ésta filosofía.

SLOW FASHION ES EL FUTURO SOSTENIBLE DE LA MODA Y EL LUJO

La otra cara de la moneda. Aquella que apuesta por procesos de producción hecha a mano, con el uso de materia fibra natural y bio degradable. Aquella tendencia que ya es una realidad, amigable con la flora y la fauna, y racional con el uso de la energía y el agua.  

SLOW FASHION…. “menos es más”

Aquí parte el planteamiento totalmente opuesto al marketing de consumo irracional, por el marketing de consumo consciente:

  • Conocer lo que consumo y si me hace daño o no.
  • Aprender a leer etiquetas.
  • Lograr el hábito de reciclar.
  • Lograr el hábito de donar.
  • Comprender que la moda no es solo lo que cambia, sino lo que perdura.
  • Enamorar al consumidor con la calidad y exclusividad.
  • Personalizar o customizar las prendas y pedidos.
  • Hacer uso del upclycling, creando nuevas prendas o complementos que utilizan materiales no degradables como el plástico, para darles un uso duradero o atemporal.
  • El reclycling o reciclaje, con el cual la materia prima se reutiliza para crear moda sin desperdiciar.

LLEGÓ EL TIEMPO DE QUE EL MARKETING Y LA PUBLICIDAD COMUNIQUEN CONSCIENCIA DE CONSUMO.

Existen propuestas de moda sostenible extraordinarias. Diseñadores de moda y artesanos que hacen a mano maravillosas prendas, complementos y joyas. Empresas, startups, e-commerce que ofrecen productos de altísima calidad y exclusividad, con la filosofía slow fashion. Y todas ellas requieren de una estrategia de marketing y comunicación fuertemente orientada a la conciencia de consumo.

Un ejemplo de ello es el Showroom #Slowfashion de Guapas&Coquetas, boutique online que ofrece prendas y complementos hechos 100% a mano con materia prima de origen natural, en fibra de baby alpaca (considerada el oro de los Andes, por ser una fibra de lujo, muy cotizada en las mejores pasarelas de la moda de lujo), hilo de algodón 100% pima, y joyas hechas a mano con plata pura de ley 950, piedras semi preciosas y cristales originales. 

Nuestra CEO Fundadora de CCRSE.es, Vivian García, también CEO Fundadora de Guapas&Coquetas, realizó la presentación de Slow Fashion a las numerosas asistentes al Showroom en Club RAHEEM, en pleno corazón del exclusivo barrio de Salamanca, en Madrid, primera capital europea donde la boutique online lanza su marca. 

Guapas&Coquetas Online Boutique
www.guapascoquetas.eu

Modelos de negocio como éste y otros, deben estar apoyados por una fuerte campaña de marketing online y offline, puesto que la generación de consciencia de consumo es un proceso lento pero al mismo tiempo necesario y cada día más valorado, principalmente por sociedades en las que el cuidado del medio ambiente va calando profundamente” (Vivian García CEO de Guapas&Coquetas)

¿Quieres recibir buenas noticias? ¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

[wpforms id=”2199″]